La aparición de los delfines, Leyenda Ona

Cuentan los viejos cuentacuentos del Sur, muy al Sur… De lo más al sur del mundo… que los antiguos habitantes, que se llamaban selknam y que hoy conocemos como Onas, cuando veían a lo lejos, en el mar, acercarse una Ballena, acampaban en la playa durante varios días porque eso significaba comida y alegría por mucho tiempo. Y entonces, para calentarse, prendían un lindo fuego. Pero aquella vez no se trataba de una ballena, sino de un barco!

Eran unos marineros, que estaban cumpliendo la hazaña de dar la vuelta al mundo por primera vez. Y mirando la costa no dudaron al poner el nombre a la nueva tierra: Tierra del fuego!

Desde la costa, una familia ona decidió acercarse a los visitantes en canoas a darles la
bienvenida.

-Atrapadlos! rugió el capitán del barco- Servirán para diversión de los reyes en la corte!. Y así la familia Ona fue hecha prisionera. Pero no todos en el barco estaban felices con esto, y, en medio de una feroz tempestad, un grumete llamado Miguel, los ayudó a escapar, y mientras los marineros temblaban de miedo porque creían haber llegado al fin del mundo, los Onas se arrojaron al mar para llegar nadando hasta sus playas.  Preferimos nadar, antes que ser esclavos…

Pero el mar es inmenso, y por más que nadaran muy bien, nunca llegarían. Así que algo pasó, algo fantástico, algo increíble: ¡Los Onas se transformaron en los delfines! Y así es como nacieron los primeros delfines! Nadan como peces, pero respiran y piensan como personas, y, como los Onas, viven y crecen juntos, ayudándose en una gran comunidad.

Fuente:

http://www.mitosleyendas.com/la-leyenda-de-los-onas.html