Tortura facil, Giuseppe Pinelli

“Vivía de su trabajo, pobre ‘como los pájaros del aire’, sólido en los afectos, sediento de amistad, y a los amigos los sacudía con su inagotable carga humana”
Anarquista, trabajador ferroviario, apodado “pino”, es asesinado dentro de la sede de la policía en Milano el 12 de diciembre de 1969, acusado de un crimen que no cometio.

Giuseppe (Pino) ​​Pinelli, fue un anarquista Milánes, nació 21 de octubre 1928 y murió 15 de diciembre 1969 al caer del cuarto piso de la jefatura de policía de Milán durante un interrogatorio.

Giuseppe Pinelli

Luego de finalizar la escuela primaria Pino Pinelli tuvo que ir a trabajar, primero como aprendiz y luego como encargado de almacén.
Sin embargo, sus estudios “oficiales” no le quitaron las ganas de la lectura y los intereses culturales: leia cientos de libros y se convirtió en un apasionado autodidacta.

Es el período de la Resistencia el principio de su militancia política: era motoquero de la Brigadas “Matteotti”. Llegó al anarquismo en 1952, asistiendo a una escuela de esperanto.
Fue entonces cuando conoció a Joseph Licia Rognini, que después de unos años se casó. Pine y Licia tenían dos niñas llamadas Silvia y Claudia. En 1954 ganó un concurso y entró al ferrocarril como conductor.
A principios de los años sesenta se une a las juventud anarquista, Pino, a pesar de los fundadores del grupo eran adolescentes, compartia la experiencia con gran entusiasmo y representaba un punto de contacto entre los recién llegados y los viejos anarquistas militantes. En 1965 fue uno de los fundadores del circulo Sacco y Vanzetti en Viale Murillo, círculo que, en 1968, se trasladó a Piazzale Lugano tomando el nombre de anarquista Círculo Puente Ghisolfa. En este ambiente rico en estímulos e impulsos Pinelli emprendió con gran generosidad y capacidad mediante la promoción de diversas iniciativas (como la Federación Anarquista Cruz Negra de Sindicatos y la sección de Bovisa Italiano – y la creación de espacios de discusión entre los empleados y estudiantes.

Después de las absurdas detenciones de los anarquistas por la bomba estallada el 25 de abril de 1969 en Milán en la estación central y en la feria industrial –serán liberados en junio de 1971– Pinelli se ocupa rápidamente en conseguir paquetes de alimentos, ropas y libros para enviar a los compañeros encarcelados. En el ámbito de la recientemente construida Cruz Negra Anarquista se ocupa en la construcción de una red de solidaridad y de contrainformación, que pueda servir también en otros casos parecidos.
El 12 de diciembre de 1969, después del estrago de Piazza Fontana, a Pinelli se le pide que siga a los policías a la comisaría, mejor dicho, que vaya adelante de ellos en ciclomotor. Tres días después el cuerpo de “Pino” fue arrojado por la ventana de la oficina en el cuarto piso de la comisaría. Era el fin de una vida y el inicio de una trágica farsa que todavía vigente.

La trágica muerte de Pino dio lugar a varios libros y ha inspirado a muchos artistas, desde el Premio Nobel (1997) Dario Fo, con su obra Muerte accidental de un anarquista, el pintor Enrico Baj, con su funeral del anarquista Pinelli.

A Giuseppe Pinelli, trabajador anarquista, hombre inocente muerto traficamente en la comisaria de Milan

La farsa policial y judicial

 

El 12 de diciembre 1969 en Milán, en la sede del Banco Nacional de Agricultura, en la Plaza Fuente a las 16.37 explota una bomba que causó la muerte de 16 personas e hiere 88 más. Al mismo tiempo, otras bombas estallan en Roma. Por último, en el Banco Comercial de Milán se encuentra una bolsa que contenía una bomba que fue detonada a las apuradas, para eliminar pruebas en la investigación. Inmediatamente, lo que demuestra un diseño ya pre establecido, la investigación sin tener ni idea sobre lo sucedido, decide seguir la pista anarquista. El comisario Luigi Calabresi ya a las 19.30 horas (3 horas después de la masacre) detiene algunos anarquistas frente al club de Scaldasole.
En la noche del 12/12/1969 se detiene ilegalmente cerca de 84 personas, casi todos anarquistas, incluyendo a Giuseppe Pinelli. El lunes 15/12 es detenido Peter Valpreda, anarquista. Después de más de tres años de prisión, inocente, será completamente exonerado. Los trabajos comienzan con una campaña de prensa llenos de calumnias y pura difamación, transmitiendo exclusivamente la tesis de la policía.
En la noche del 15 después de 3 días de interrogatorios continuos, muere, cayendo desde el cuarto piso de la comisaría, Giuseppe Pinelli. Aldo Palumbo, cronista de la unidad, mientras caminaba en el patio de la policía oyó un ruido sordo y luego otro 2 y un cuerpo que cae de lo alto, que le gana en la primera repisa de la pared, rebotando sobre esto más adelante y luego se estrella en el suelo por medio en el pavimento del patio, en medio de la tierra blanda.
En la sala de interrogatorios están el comisario Luigi Calabresi, la brigada Panessa, Mucilli, Mainardi, Caracutta y el teniente de la policía Lograno que será ascendido por “méritos” de alto grado. El comisario Marcello (que había sido en 1942 un hombre de confianza de Benito Mussolini y director del confinamiento político de Ventotene) ya 20 minutos más tarde, declara que Pinelli se había suicidado y que el suicidio es una admisión de culpa, porque “la coartada se había derrumbado” .
En los primeros 3 meses se dan versiones contradictorias del supuesto suicidio. Los anarquistas acusan ​​de asesinato inmediatamente a la policía, a los fascistas y al Estado de ser los autores del homicidio.

 

Los años posteriores a su asesinato

La figura de Pinelli es casi un símbolo de la oposición al poder institucionalizado en general y, en particular, al poder policíaco.
En los años siguientes se compusieron varias canciones sobre Pinelli, como La Ballatta del Pinelli, escrita por G. Barozzi, F. Lazzarini y U. Zavanella, jóvenes anarquistas de Mantua, la misma tarde del funeral y sucesivamente reelaborada, ampliada y musicalizada por Joe Fallisi en 1969. Cada año en Milán se organizan varias manifestaciones para que no se olvide a Pinelli ni al estrago de Piazza Fontana, donde fue colocada una lápida con la inscripción: A Giuseppe Pinelli, ferroviario anarquista, asesinado inocente dentro de la comisaría de Milán; 16/12/1969.
En el acontecimiento de Pinelli se inspiró la obra teatral de Dario Fo, Muerte accidental de un anarquista, aunque en realidad la referencia casi explícita que se hace es a Andrea Salsedo. También la obra pictórica de Enrico Baj, que debiera haber sido expuesta en Milán el mismo día del asesinato del comisario Luig Calabresi, titulada I Funerali dell’anarchico Pinelli, se inspira en estos eventos.
De este acontecimiento se ocupó durante mucho tiempo Camilla Cederna, periodista de fama, quien publicó su testimonio en un libro titulado Pinelli. La finestra sulla strage (Pinelli. La ventana que da al estrago), publicado en 1971 y en segunda edición en 2004. Aquí se reproduce un extracto, una carta de Giuseppe Gozzini, el primer objetor de conciencia católico, amigo de Pinelli:
“Había seguido el desarrollo de mi juicio en los ambientes católicos (sobre todo en el florentino) y quedó fascinado por el tipo de testimonio. Conocía, y no sólo por haber oído, a movimientos y grupos que se inspiraban en la no violencia y quería discutir conmigo las posibilidades de que la no violencia se convirtiera en un instrumento de acción política y la objeción de conciencia en un estilo de vida, es decir, un compromiso social permanente.
“Yo le hablaba de la sociedad basada en el ‘egotismo institucionalizado’, de ‘desorden constituido’, de ‘lucha de clase’ y él me indicaba, más allá de las formulas, la raíz de los problemas, inquebrantable en su fé en el hombre y en la necesidad de construir a ‘el nuevo hombre’, trabajando desde la base. Y entonces nos vimos en muchas otras ocasiones y don Primo Mazzolari y don Lorenzo Milani, dos curas ‘incómodos’, que dejaron el signo, no solamente la Iglesia, se ponían como los puntos firmes de nuestra amistad.
“Vivía de su trabajo, pobre ‘como los pájaros del aire’, sólido en los afectos, sediento de amistad, y a los amigos los sacudía con su inagotable carga humana. Las etiquetas nunca me gustaron. Lo que infligieron a Pinelli ‘anarquista individualista’, fue un disparate para no decir una obscenidad. En efecto, siempre chocaba contra el individualismo de las conciencias domesticadas: él, ateo, ayudaba a los cristianos a creer (muchos de mis amigos católicos pueden dar testimonio de eso); él, obrero, enseñaba a los intelectuales a pensar, finalmente libres de esquemas asfixiantes. No ignoraba las raíces de la injusticia, pero tampoco tenía confianza en los cambios radicales, en las ‘revoluciones’, que dejan a los hombres como antes. Paciente, sincero, descubierto en su compromiso cotidiano, estaba lejos de los extremismos de moda, de las ideologías que llenan la cabeza pero dejan vacío el corazón. Me llevaba bien con él por eso también”. Camilla Cederna

Videos

http://www.youtube.com/watch?v=5XNq01FWuuA

Fuentes:

http://spa.anarchopedia.org/Giuseppe_Pinelli
http://casaanarchicaparma.blogspot.com.ar/2011/12/42-anniversario-della-morte-di-giuseppe.html
http://rete.comuni-italiani.it/wiki/Milano/Lapide_a_Giuseppe_Pinelli

Personas mencionadas:


Giuseppe Pinelli, Joseph Licia Rognini, Dario Fo, Enrico Baj, Luigi Calabresi, Scaldasole, Peter Valpreda, Aldo Palumbo, Panessa, Mucilli, Mainardi, Caracutta, Lograno, Benito Mussolini, Ventotene, Marcello, Barozzi, Lazzarini, Zavanella, Joe Fallisi, Piazza Fontana, Andrea Salsedo, Luig Calabresi, Camilla Cederna, Giuseppe Gozzini, Mazzolari, Milani