Manuel Pardiñas Serrano y un magnicidio exitoso contra Canalejas

Era hijo de Agustín Pardiñas Ferriz, carabinero licenciado, y de María Serrano. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios y trabajó como pintor decorador en Zaragoza, San Sebastián, Biarritz y Bayona. Marchó, quizás para evitar el servicio militar, a Buenos Aires (de donde fue expulsado en 1909 a raíz del asesinato del coronel Ramón Lorenzo Falcón, jefe de policía de la capital federal, a manos del anarquista Simón Radowitzky), y vivió posteriormente en la Habana y en Tampa (Florida), antes de volver a Europa, donde residió unos meses en Francia antes del atentado contra José Canalejas

Manuel Pardiñas Serrano

El magnicidio

“Salía Canalejas de su casa, según se asegura en coche,encaminándose hacia la Puerta del Sol, probablemente hacia el Ministerio de la Gobernación. Poco antes de llegar a la desembocadura de la Calle Carretas, paró el coche apeándose el señor Canalejas, que fue derecho a la librería del sr. Martín, examinando los libros del escaparate, con la intención de ver si se exhibía algún volumen acerca de los Balcanes.

A una distancia prudencial, seguía al señor Canalejas el policía de Presidencia, el sr. Borrego. El asesino que seguramente espiaba la ocasión de asesinar al Presidente, sacó un revólver Browning del bolsillo y a muy corta distancia hizo dos disparos, consiguiendo dar muerte con uno de ellos al sr. Canalejas. El otro disparo dio en la puerta de la librería del sr, Martín. La confusión que se produjo fue enorme. El número de personas que a las 11.25 pasaba por aquella acera era considerable y los disparos causaron el pánico consiguiente.

 

Tapa con recreación diario ABC

El sr. Canalejas, herido de muerte, por el proyectil, no hizo más que dar unos pasos vacilantes, desplomándose al suelo, en el que quedó en decúbito supino. El asesino intentó huir, impidiéndosele este propósito el sr. policía Borrego, que pudo alcanzarle con un bastonazo, al que contestó el criminal con un disparo que no hizo blanco.A unos 10 pasos de la acera donde fue cometido el crimen, puso el asesino fin a su vida disparándose él otro tiro.

Canalejas yace en el piso muerto

Inmediatamente después el sr. Borrego abandonó el cadáver del criminal, al que rodeó enseguida un número considerable de curiosos y con la Browning que había arrancado de las manos de aquél, se dirigió a donde yacía el presidente.- ¡A Gobernación! – ¡A Gobernación! llevémosle a Gobernación- dijo el policía- puede que aún viva.

El presidente, “desgraciadamente” había muerto.

Libreria San Martín
El hijo del dueño de la librería, muestra los desperfectos causados por los disparos

Razones “desconocidas”

Nunca se aclararon del todo las razones que llevaron a este pintor, que había pasado largas temporadas en Buenos Aires, La Habana y Florida antes de regresar a España, a asesinar al presidente Canalejas. Y la prensa, que recogió el suceso con detalle, daba diferentes hipótesis.

José Canalejas
Manuel Pardiñas Serrano

La principal aseguraba que se había comprometido con otros anarquistas a asesinar al Rey Alfonso XIII, pero que, mientras le esperaba, vio a Canalejas solo y aparentemente indefenso. Entonces, cambió de opinión. Otras crónicas cuentan que el presidente había comentado hacía poco a un grupo de amigos que temía sufrir un atentado. Si esto fuera cierto, es de suponer que disponía de información suficiente al respecto como para descartar un asesinato casual.

Su muerte generó una polémica de tan grande que, pocos meses después, aparecía un cortometraje semidocumental sobre el crimen («Asesinato y entierro de don José Canalejas», en el que aparecía por primera vez, a los 26 años, el actor Pepe Isbert) y un libro de Franco, bajo el seudónimo de «Jakim Boor».

 

Videos

http://www.youtube.com/watch?v=9mq8XCooL5k

 

Fuentes:

http://www.abc.es/20121112/archivo/abci-asesinato-presidente-canalejas-201211121051.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_Pardi%C3%B1as_Serrano

Personas mencionadas

Manuel Pardiñas Serrano, Agustín Pardiñas Ferriz, María Serrano, José Canalejas, San Martin, Borrego, Rey Alfonso XIII, Alfonso XIII, Pepe Isbert, Franco