Gino Lucceti y el sueño de matar a Musollini

Nació en Carrara, y combatió en la Primera Guerra Mundial. Emigró a Francia, desde donde retornó para cometer un atentado contral Benito Mussolini, el Duce que gobernaba la Italia fascista. El 11 de septiembre de 1926, el la plaza de Porta Pia de Roma, arrojó una bomba contra el auto que transportaba a Mussolini, sin resultados positivos, ya que la bomba resbaló por el parabrisas del auto hiriendo a 8 peatones. Luego del atentado Mussolini declaró: “Las balas pasan, Mussolini queda”.

Arrestado, Lucetti fue juzgado en junio de 1927, y fue condenado a 30 años de prisión. En ese entonces contaba con 26 años de edad. También detuvieron a tres supuestos cómplices: Leandro Sorio y Stefano Vatteroni, fueron sentenciados a 20 años y 19 años y 9 meses respectivamente. Vatteroni cumplió los primeros tres años de su pena en completo aislamiento, y la única compañía aue le era permitida era la de un gorrión que visitaba su celda. El político Vincenzo Baldazzi fue también condenado por haberlo ayudado a preparar el atentado.

En 1943 Lucetti escapó de la prisión con ayuda exterior, pero fue asesinado poco después durante un bombardeo alemán en Ischia.

En su honor, dos grupos guerrilleros anarquistas antifascistas lucharon en la región de Carrara adoptando los nombres ‘G.Lucetti’ (60 a 80 combatientes) y ‘Lucetti Bis’ (58 combatientes).

 

Sentencia no. 20-11 6-1927 Pres Sanna – Rel Buccafurri

El 11 de septiembre de 1926, el anarquista Gino Lucetti atento a la vida de Mussolini en Porta Pia, en Roma. Dos otros anarquistas, de los cuales usted puede probar sólo que son amigos de Lucetti están igualmente condenados a penas severas. (Bombardeo de Mussolini, lesiones, tratar de causar escándalo público) Lucetti Gino Avenza (MS), nacido el 31.8.1900 albañil de 30 años; Vatteroni Stefano Avenza (MS), nacido el 21.2.1897 hojalatero 18 años 9 meses; Sorio Leandro Brescia nacido 30/03/1899 camarero 20 años »
Una parte de la historia, ha sugerido que el acto de Lucetti había sido cuidadosamente preparada y que la organización había implicado a muchas personas de varias ciudades italianas.Sin embargo, más tarde Vincenzo Baldazzi , uno de los principales exponentes de la Arditi del Popolo y luego entre los líderes de la Resistencia romana, fue declarado culpable de suministrar el arma Lucetti, siguiendo el mismo Baldazzi Vincenzo fue declarado culpable de un ejercicio contable proporcionó ayuda su esposa Lucetti.
En 1943 , después de 17 años de prisión, fue liberado Lucetti por los aliados, pero murió poco después en Ischia, como resultado de los bombardeos el 17 de septiembre 1943 .

Reacciones al ataque

Mussolini se mantuvo particularmente preocupado por el hecho de que un tiranicidio potencial podría arrivargli tranquilamente unos pasos y attenatare su vida. Casi de inmediato, una reacción, ordenó la sustitución del jefe de policía.
El 01 de febrero 1927 el Tribunal Especial inició la actividad de la dura represión de todo lo que tenía vagamente que ver con el ” antifascismo . Fueron castigados en un episodios ejemplares pertinentes (por ejemplo Zaniboni y lo mismo Lucetti) e incluso aquellos marginal Doria Warm fue condenado a nueve meses de prisión por alabar el acto de Lucetti, el 24 de mayo 1928 Baldazzi Vincent , miembro del Partido ‘s Acción, fue condenado a cinco años de prisión por haber dado una subvención de 300 libras a la madre de Lucetti. El tribunal querido ver en este gesto un acto de anti-fascista político más que un gesto humanitario.
Recibido duras sentencias , así como los anarquistas, los comunistas , los antifascistas en general y todos aquellos que “infangavano” al régimen, por ejemplo, que José Pira fue condenado a nueve meses de prisión por haber exclamó, refiriéndose al Duce: “Li mortaci, estoy sucia.”
Unos años más tarde, con la reintroducción de la pena de muerte, los anarquistas Michele Schirru y Sbardellotto Angelo fueron condenados a muerte sólo por planear un ataque contra el “Duce”.
En memoria de Lucetti
A Lucetti Gino será nombrado anarquista brigada partisana, el Lucetti batallón , que luchará valientemente en Carrara. Lucetti hablar de, entre otros, Maurizio Maggiani lo Coraje de Robin , y Henry Piscitelli, en la novela no hay paraíso .

Non son questi i tempi di dormire

Cara madre, abbiamo avuto il piacere di leggere la lettera della nostra Ida e la cartolina della nipote Vera, ma non la tua promessa e tanto meno quella di Andrea.
Che vuol dire? Hai anche tu, col tuo prediletto Andreino (guarda che sono geloso), spezzato la penna alla guisa degli scrittori crucciati coi tempi?
Speriamo di no perché altrimenti sarei costretto a dare l’addio alla vita, come colui che fosse certo d’essere inutile a tutti e caro a nessuno.
Mi accorgo che esagero, che faccio lo smorfioso, che mi approfitto con te al modo dei bambini viziati con le loro madri troppo amorose.
Che vuoi? mi prendo la rivincita: da bambino fui costretto a far «l’uomo», ed ora da «uomo» voglio prendermi gli spassi dei bambini.
Credi che se lo volessi non potrei rifarmi? Tutto, adesso, potrei ottenere da te; anche una culla e dei baci saresti capace di ammanire al tuo Gino lontano. Ma ne farò a meno; non son questi i tempi di dormire. Il sonno va bene per i disperati, per gli scettici, per coloro che hanno perduto la fede nella vita, ma non per noi che sentiamo, vediamo confusamente germinare nelle pupille dell’anima nostra l’umano divenire.
Bello è soffrire, quando esso ci plasma, ci purifica, ci aiuta a conoscere noi stessi e gli altri e a semplificare gli umani travagli! Il sonno, però, se non la può su di noi, deve avere invecefacile presa sulla zia Anita, nonché sul nostro caro Filippino.
Mia sorella Ida tanto è riuscita ad aprire, sia pure per emettere qualche sbadiglio, le palpebre, ma loro nemmeno a questo sono arrivati. Buon sonno, amici! Buona siesta, mamma! Chissà? se va così, sarò tra voi prima del vostro risveglio.
Ma anche in questo sbaglio, perché Domenico ieri l’altro, il nostro pacifico Domenico, con la sua fresca, candida, ingenua parlantina ti avrà svegliato e detto: mi pare che sarebbe ora di far sapere a Gino che l’inverno è finito, che fa, da una quindicina di giorni, un caldo da crepare e che, se la dura così, viti granturco, fieno e pomidori porteranno i loro frutti all’altromondo, e che in conseguenza di ciò, saremmo costretti a mangiare polenta e cipolle per tutto il santissimo anno.
Al che tu, col tuo solito modo di fare, avrai approvato con un cenno del capo e, tutt’alpiù, con un monosillabo. Peccato che la lettera in questione cioè quella ch’io suppongo che misia stata scritta Domenica, non sia ancora a tutt’oggi, martedì 16 giugno, giunta nelle mie mani, che allora potrei almeno sapere se la mia cognatina abbia o no gradito la mia proposta.
Ho nella testa che con la Elvina mi troverò d’accordo.
Dico questo perché penso che lei sia una buona ragazza, ed io coi buoni, non importa di che colore fossero impostati, sono andato sempre d’accordo.
Adesso…spezzo anch’io la penna coll’intenzione di fare un rumore tale da farvi scattare in piedi come tante molle libere dal freno.

Auguri e baci Gino
Lettera scritta in data Martedì 16 Giugno 1931.

 

 

Fuentes:

http://autogestionacrata.blogspot.com.ar/2012/09/gino-lucetti_17.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Gino_Lucetti

http://autogestionacrata.blogspot.com.ar/2012/10/gino-lucetti.html

http://aproximacionesendibujos.blogspot.com.ar/2012_11_01_archive.html

http://www.lucettilettere.org/la-curatrice

 

Personas mencionadas:

Gino Lucetti, Benito Mussolini, Leandro Sorio, Stefano Vatteroni, Vincenzo Baldazzi, Lucetti Gino Avenza, Vatteroni Stefano Avenza, Sorio Leandro Brescia, Doria Warm, José Pira, antifascistas, Michele Schirru, Sbardellotto Angelo, Maurizio Maggiani.